PAPA FRITA BIEN CRUJIENTE

Las papas fritas son un plato icónico y popular en todo el mundo, consistente en rodajas de papas cortadas en forma de bastón que se fríen hasta que quedan crujientes por fuera y tiernas por dentro. Originarias de Bélgica y Francia, las papas fritas se han convertido en un acompañamiento omnipresente en la gastronomía global, ya sea como acompañamiento de hamburguesas, sándwiches, platos principales o simplemente como un bocadillo delicioso por sí mismas.

Su preparación implica el uso de papas de calidad, generalmente cortadas en tiras uniformes y luego fritas en aceite caliente hasta que alcanzan un tono dorado y crujiente. Las papas fritas se sirven a menudo con una variedad de salsas, desde ketchup hasta mayonesa y aioli, lo que añade un toque adicional de sabor.

Aunque son conocidas por ser una indulgencia ocasional y alta en calorías, las papas fritas también pueden adaptarse a diferentes preferencias dietéticas, como las versiones horneadas o fritas en aceites más saludables, sin comprometer su sabor característico.

Aquí tienes una receta básica para hacer papas fritas en casa:

Ingredientes:

  • Papas (preferiblemente variedades como Russet o Yukon Gold)
  • Aceite vegetal para freír
  • Sal al gusto

Instrucciones:

Lava bien las papas bajo agua corriente para quitarles la suciedad y sécalas con papel de cocina.

Con un cuchillo afilado, pela las papas si lo deseas, o puedes dejar la piel si prefieres un estilo más rústico.

Corta las papas en tiras delgadas o en forma de bastones. Trata de que todas las piezas tengan un tamaño similar para que se cocinen de manera uniforme.

Coloca las tiras de papas en un recipiente con agua fría y déjalas remojar durante unos 30 minutos para eliminar el exceso de almidón.

Pasado el tiempo de remojo, escurre las papas y sécalas muy bien con papel de cocina para eliminar la humedad.

Calienta abundante aceite vegetal en una olla o freidora a una temperatura de alrededor de 175-180°C (350-360°F).

Una vez que el aceite esté caliente, agrega las papas en lotes pequeños para evitar que se amontonen y se peguen.

Fríe las papas durante unos 5-7 minutos o hasta que estén doradas y crujientes. Es importante que no las dejes freír demasiado tiempo para que no se quemen.

Retira las papas fritas del aceite con una espumadera y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Repite el proceso con el resto de las papas hasta que todas estén fritas.

Espolvorea sal al gusto sobre las papas fritas mientras aún estén calientes.

Sirve las papas fritas calientes y disfrútalas solas o con tus salsas favoritas.

¡Y ahí lo tienes! Unas deliciosas papas fritas caseras listas para ser disfrutadas. Recuerda tener cuidado al manejar el aceite caliente y siempre supervisar el proceso de fritura. ¡Buen provecho!