Razones

Algunos hombres y mujeres consideran que la práctica por atras es algo inquietante y divertido, mientras que otros lo miran como algo perverso, doloroso o sucio. De acuerdo con el Dr. Jesús Ramos, psiquiatra y sexólogo español, actualmente, la práctica habitual se encuentra en torno al 10% de la población masculina y femenina. Esta práctica requiere grandes dosis de mutua confianza, lubricación, capacidad de comunicación y paciencia, ya que el ano, al igual que la vagina, tiene terminaciones nerviosas muy sensibles. Según el especialista, muchas mujeres terminan aceptando en mejor o menor grado el sexo anal por amor a su pareja. Es posible que con el tiempo se acostumbren y terminen aceptándolo con agrado. Pero, inicialmente, por atras es algo que tienden a rechazar casi todas las mujeres.

Según el Dr. Ramos, las razones de dicho rechazo son bien sencillas:

  1. Muchas mujeres experimentan temor al dolor que dicha práctica pueda ocasionarles. Es un dolor auténtico que se debe a la intensa contractura refleja del ano cuando algo intenta abrirlo abruptamente.
  2. Otras mujeres rechazan el coito anal porque saben que el recto no está diseñado para la práctica del sexo y no puede soportar repentinos encuentros sexuales sin sufrir daños. El hombre no puede moverse tan enérgicamente como lo haría durante el coito vaginal porque corre el riesgo de dañar tejidos muy delicados.
  3. Por otro lado, entre las razones del rechazo, se encuentran las cuestiones higiénicas. A las mujeres les preocupa tanto qué hacer antes de la relación, para que el ano se encuentre limpio y sin restos de heces, como, también, temen manchar el pene con esos restos después del acto.

En ocasiones, las medidas preventivas que hay que poner en marcha para ambas situaciones disuaden, por sí solas, a cualquiera.

  1. Una cuarta razón reside en que el sexo anal no procura a la mujer sensaciones eróticas relevantes. Las mujeres que lo practican pueden sacar placer del contacto físico; de la situación que ocasiona: un contacto muy primitivo e instintivo; de proporcionar a su pareja unas sensaciones de ese tipo.

Pero el ano, aunque tiene terminaciones nerviosas que pueden trasmitir sensaciones eróticas, estas sólo se despiertan con las caricias, no con la inserción del pene en el ano.

  1. Finalmente, el coito anal resulta más atractivo para los hombres que para las mujeres. Probablemente, a los hombres les seduce el aspecto animal de este tipo de encuentro, además de que al ser más cerrado el esfínter anal que la vagina, les proporciona sensaciones más intensas.

De acuerdo con este experto en sexología, buena parte del rechazo de las mujeres al sexo anal se debe a que “ellas no admiten que entre nada por un lugar destinado a que sólo salgan cosas, o porque supongan que ese tipo de actividad sólo es propia de la homosexualidad femenina y, por tanto, deduzcan que si su pareja se lo propone es porque tiene algo de perverso o de homosexual”.

Un último dato: Como debe ocurrir en cualquier práctica sexual, nadie debe sentirse obligado a practicar el coito anal sólo porque su pareja se lo pida. El sexo para ser placentero siempre tiene que ser consentido.